Justicia del Abuso Sexual

Mujeres en Línea

Así Operó la Justicia en Casos de Abuso Sexual


Durante el 2010 fueron condenados 18 abusadores sexuales con penas máximas hasta de 24 años de prisión. La sentencia más baja ha sido de cinco años y todos los abusadores están en la cárcel. Las víctimas son menores de edad.


Un total de 18 sentencias condenatorias han sido proferidas por casos de abuso sexual en el Caquetá, algunas de ellas de hasta 24 años de prisión y en cuyos casos las víctimas son menores de edad. Así lo reveló la directora seccional de Fiscalía, Luz Marina Rodríguez, quien exaltó el modelo de gestión del Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual, Caivas, que opera en el Departamento.


Según la funcionaria, el Caivas le generó los mejores resultados a la Fiscalía en Caquetá en el 2010. “Siempre digo que un abuso sexual es una tragedia pero se ha hecho justicia ante este tipo de delitos. De los 18 casos sólo dos han sido contra una persona adulta y los demás contra niños y niñas, lo cual no solamente afecta la libertad sexual sino también la formación sexual de la víctima”, manifestó.


Informó que “la sentencia condenatoria más baja fue de cinco años y todos los abusadores están en la cárcel”, es decir, “no están en las calles cometiendo nuevos crímenes. Se han logrado fallos nunca antes proferidos en el Caquetá por el delito de abuso sexual, con penas hasta de 24 años de prisión” dijo.


Explicó que en algunos de los casos se ha descubierto que son entre cinco o seis infantes abusados por un mismo delincuente, de ahí la importancia de todas estas capturas”.


Aclaró, que en la mayoría de las ocasiones el abusador es una persona cercana al entorno del menor de edad. “El 95 por ciento de las acciones de abuso sexual las cometen conocidos, estamos hablando de profesores, el vecino, el padrastro y hasta el padre, lo más grave es que intimidan a la víctima y le advierten que si habla lo van a castigar o a maltratar y, de esta forma, lo mantiene silenciado”, dijo.


Delito Reprochable


Según Rodríguez los abusados son niños o niñas menores de 14 años ya que después de esta edad se comete el acto sexual violento o acceso carnal violento, es decir, por la fuerza, pero todo acto sexual contra menor de 14 años es un abuso, así sean solamente caricias, así sea exhibirse desnudo ante el niño o la niña e incitarlo a prácticas sexuales porque el infante no tiene la madurez suficiente para auto determinarse sexualmente. Por eso la ley lo establece como un delito”.


“Tenemos casos de personas que dicen haber sido engañados y que el infante les dijo que tenía 15 años, o que son novios desde los 13 años y la o el menor accedió, pero la ley es clara de que la decisión de un niño o niña de 14 años está viciada en cuanto a su sexualidad”, aclaró la funcionaria.


Investigaciones en Proceso


La Directora de Fiscalías del Caquetá agregó que, además de las condenas, actualmente están en juicio nueve personas que deberán responder ante los jueces por el delito de abuso sexual y, adicionalmente, se adelantan dos juicios sin detenidos. “En el 2011 tenemos en juicio 11 casos y otros 20 casos listos para presentar ante los jueces, en total son cerca de 50 procesos que hemos logrados a través del Caivas”, aclaró.


Fortalecimiento Institucional


Luz Marina Rodríguez manifestó su complacencia con los resultados del Caivas y solicitó más personal para la institución. “Contamos con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, las comisarías de familia, Medicina Legal, Policía Judicial de CTI y Sijín, todos con personal profesional en el manejo de estos casos, con el fin de tratar con dignidad a la víctima. Todas las instituciones nos hemos comprometido no sólo a investigar el delito sino a reparar integralmente a la víctima”.


“Este equipo interinstitucional está dirigido por un fiscal, pero quisiéramos que fueran dos fiscales, porque no ha sido suficiente para el número de casos que estamos atendiendo, sobre todo porque antes nos habíamos caracterizado por el propósito de investigar los delitos, pero nos olvidábamos de la víctima. El nuevo sistema nos obliga a rescatar del anonimato a la víctima y se convierte en protagonista, antes las víctimas no denunciaban por temor pero ahora saben que podemos ayudarlos”, indicó.


Campañas de Sensibilización


Adicionalmente al trabajo de los funcionarios del Caivas y al equipo interinstitucional, también se ha hecho un trabajo de campo con campañas de sensibilización sobre el tema de violencia sexual, principalmente en las instituciones educativas y barrios marginales, logrando que la comunidad confíe y para que se identifique una conducta de abuso sexual.


“No saben la cantidad de oficios que la gente nos ha enviado, confiados en nuestro trabajo. Hay muchos niños que no saben que una caricia que están recibiendo de sus padrastros es un abuso sexual, de modo que los resultados los estamos viendo, nos apoyamos mucho en el Instituto de Bienestar Familiar y las comisarías de familia, también nos ayudan las secretarías de Educación del Departamento y de los municipios, entre otros”, aclaró.


Embarazos en Adolescentes


Otro de los temas manejados por la Fiscalía fue una red de apoyo para detectar casos de niñas embarazadas de 14 años, lo cual, según la Directora de Fiscalías del Caquetá “es un abuso sexual”.


“Se nos dispararon las alarmas al respecto e hicimos mesas de trabajo para disminuir este flagelo a nivel regional, aunque la tendencia es a nivel nacional,  cuando hay un caso de una niña menor de 14 años embarazada, empezamos una investigación.


“Muchas conductas no estaban siendo denunciadas y se quedaban en el anonimato, pero descubrimos en la Registraduría un alarmante número de niños registrados de madres menores de 14 años, así que hicimos una red para investigar estos casos, porque los hijos nacidos en madres de 14 años tuvieron que haber  sido fruto de un abuso sexual y eso se debía denunciar”, aclaró.


Las acciones de abuso sexual las cometen personas conocidas como profesores, vecinos, padrastros y el padre de la víctima.


La Cifra:


18 condenas han sido proferidas contra abusadores sexuales, con penas entre los 5 y 24 años de prisión.