La Iglesia

Mujeres en Línea

Las Monjas Violadas en Bosnia Serán Ayudadas a "Llevar su Maternidad"


Las monjas que han sido víctimas de violación en la guerra de Bosnia deben ser ayudadas a llevar su maternidad" sin tener que abandonar el convento, según la Unión de Superioras Mayores de congregaciones religiosas de Italia (USMI).En una entrevista a Radio Vaticano, la madre Lilia Capretti, presidenta de la USMI, confirmó ayer que existen casos, incluso conocidos personalmente por ella, de monjas violadas en Bosnia y en otras zonas de guerra y de misión.


"No es necesario que dejen el convento", dijo Capretti. "Todas las soluciones son posibles, caso por caso". Manifestó no creer que haya habido casos en que las religiosas embarazadas tras una violación hayan sido forzadas a abandonar el convento. "No sería caritativo", señaló, "ni humano, ni oportuno, dejarlas solas en el momento de mayor necesidad". Capretti dijo que la religiosa violada "sufre, primeramente, un traumatismo, y necesita solidaridad. De ahí que sea preciso prever para el recién nacido la máxima asistencia posible: es algo normal. Pero la religiosa tendrá también toda la solidaridad y comprensión".


Sobre el silencio mantenido por el Vaticano e incluso por la congregación a que pertenecen las víctimas, Capretti dijo que "ordinariamente no se da publicidad porque no agrada a nadie, y porque nosotras las religiosas somos educadas a vivir el sufrimiento con reserva, en el secreto del corazón ofrecido al altar de Dios, o en el secreto en el seno de la comunidad". Lo importante, según la religiosa, no es la publicidad, sino "adoptar procedimientos para que el mundo político tome conciencia de esta realidad y la afronte".


Piero Pennacchini, subdirector de la oficina de prensa del Vaticano, ha declarado que "ni siquiera" en el caso de las monjas violadas "es legítimo el aborto". La Santa Sede ha afirmado que no existen documentos vaticanos que concedan una autorización a las religiosas en "tierras de misión" para usar anticonceptivos que afronten el peligro de violación, tal como habían publicado algunos periódicos italianos. Fuentes de la Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe indicaron que, si bien la Iglesia prohíbe los anticonceptivos en el matrimonio, en situaciones extraordinarias puede aceptarla.Polémica.


Mientras tanto el sacerdote, teólogo y europarlamentario socialista Gianni Baget Bozzo ha intervenido en la polémica sobre la postura del Papa de que las mujeres violadas en Bosnia -las informaciones hablan de unas 20.000, la mayor parte musulmanas- no deben abortar. Baget Pozzo califica de "abuso" la condena "en esta forma absoluta" del aborto por parte de la Iglesia, y recuerda que en 1944 el obispo de Tortona, monseñor Melchiorri, consintió "tácitamente abortar" a partisanas violadas por tropas mogolas mandadas por los nazis. "Una Iglesia más espiritual que la presente, como fue la de Pío XII", dice Baget Pozzo, "podía consentir actos de misericordia que esta Iglesia postconciliar, que abandona el dogma por la moral, no consiente".


El franciscano Aldo Bergamaschi afirma no comprender la postura de la Iglesia, pues a veces había justificado el aborto de monjas violadas. Fuentes franciscanas cifran en más de 200 las religiosas que han sufrido violencia sexual en Bosnia.


Duro Debate por Monjas Violadas


La confirmación de que algunas monjas quedaron embarazadas tras su violación por serbios en Bosnia, revive la polémica sobre la posición de la Santa Sede respecto al aborto. Todo partió de una carta que Juan Pablo II dirigió al arzobispo de Sarajevo Vinko Puljic el pasado 2 de febrero. La prensa italiana laica sintetizó su contenido afirmando que el Papa había pedido a las cerca de 50 mil mujeres violadas en Bosnia que no abortaran.


Al conocerse la noticia de que varias religiosas también fueron violadas, salieron a relucir toda clase de especulaciones: se dijo que el Papa había autorizado a las religiosas embarazadas a abortar; posteriormente, que ante la inminencia de un ultraje sexual, las monjas de Bosnia habían obtenido permiso de la Iglesia para usar anticonceptivos.


Pero estas insinuaciones fueron tajantemente rechazadas por el vicedirector de la Oficina de Prensa del Vaticano, Piero Pennacchini.


Estos comentarios acentuaron las críticas contra el Papa por parte de grupos feministas italianos y algunos comentaristas de prensa, que exigen permitir el aborto en caso de violación.


El Papa ha señalado que el hecho de que hayan sido engendrados por un acto de violencia no priva a los no nacidos del derecho a la vida: ellos son inocentes, dijo.


Pero el teólogo y sacerdote, además de eurodiputado socialista, Gianni Bagget Bozzo, insiste en que una condena absoluta del aborto es un abuso. Creo que una mujer violada puede abortar, pues ha sido víctima de una violencia no querida.


Testimonio de Radio Vaticano sobre Religiosas Violadas en Bosnia


Un testimonio sobre religiosas violadas en Bosnia fue difundido este jueves a través de las ondas de Radio Vaticano por la madre superiora Lilia Capretti, presidenta de la Unión de Superioras de las Órdenes religiosas italianas.


La monja afirmó que era necesario evitar la publicidad sobre los casos de religiosas encintas a raíz de una violación, pues estaban acostumbradas a "vivir el sufrimiento con discreción".


La madre superiora Capretti desmintió que algunas religiosas encintas habían sido obligadas a abandonar su lugar de reclusión.


"No sería caritativo ni humano dejarla sola. Que se trate de dar al recién nacido la mejor asistencia posible es normal, pero la religiosa también tendrá toda la comprensión y toda la ayuda necesarias", agregó.


"No es necesario que deje el convento", precisó la religiosa, al afirmar que todas las soluciones eran posibles en función de las circunstancias.


Por otra parte, un vocero de la Santa Sede afirmó que no existían documentos del Vaticano autorizando a las religiosas a tomar anticonceptivos, cuando se encuentran en misión, para enfrentar los riesgos de violación, como habían afirmado diarios italianos.