Mujeres Violadas Sexualmente

Mujeres en Línea

Mujeres Violadas Sexualmente no Reciben Tratamiento Adecuado


La organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) divulgó el informe “Vidas destrozadas: la atención médica inmediata, vital para las víctimas de violencia sexual”. En el documento, la organización comparte su experiencia en la prestación de asistencia médica, asesoramientos y otras formas de apoyo a miles de víctimas de violencia sexual en cinco países del mundo: Burundi, República Democrática del Congo, Colombia, Liberia y África del Sur.


En el capítulo dedicado al país sudamericano, MSF afirma que en Colombia pocas víctimas de violencia sexual buscan atención inmediatamente después de haber sido violadas. “El temor a la estigmatización y los problemas de seguridad son algunos de los motivos que les impiden hacerlo”, resalta el informe. Una encuesta demográfica y de salud, realizada en el país en 2005, reveló que el 17,5% de las mujeres en edad reproductiva habían sido violadas por lo menos una vez en sus vidas.


El año pasado, MSF realizó una investigación en cinco provincias donde sus equipos médicos trabajaban y obtuvo resultados alarmantes en lo que respecta a la violencia sexual: el 35% de las mujeres atendidas en clínicas móviles y el 22% de las que asistían a centros de salud y hospitales habían sido violadas por lo menos una vez. Cerca del 90% de las víctimas tenían entre 13 y 49 años.


Según MSF, esas mujeres enfrentan múltiples obstáculos cuando buscan asistencia después de haber sido violadas: “Para acceder a la atención sanitaria, las víctimas tienen que superar la vergüenza y el miedo por su seguridad. Entre las mujeres que habían sufrido agresiones sexuales, el 81% de las entrevistadas en clínicas móviles y el 95% de las encuestadas en centros de salud y hospitales dijeron que la vergüenza fue la principal razón por la que no buscaron ayuda. Muchas de las violaciones las cometen personas conocidas de las víctimas y la proximidad con el agresor genera miedo a represalias”.


El informe resalta que, incluso venciendo los obstáculos iniciales, las mujeres no tienen garantizado el acceso a la atención que necesitan. “Aunque la ley colombiana contempla la atención a las víctimas de violencia sexual, el sistema no les asegura ayuda médica ni psicológica”, destaca. Médicos Sin Fronteras recuerda que el sistema de salud del país fue privatizado y ahora es gerenciado por las aseguradoras de salud, compañías privadas de seguros sanitarios pagadas por el estado. Esas aseguradoras se concentran en zonas más densamente pobladas, dejando las regiones rurales o más lejanas virtualmente sin acceso a la asistencia médica.


Después de la investigación realizada en 2008, el equipe de MSF de Colombia lanzó una campaña nacional para mejorar el acceso de las víctimas de violencia sexual a la asistencia médica. La organización pidió al gobierno colombiano que aclare la legislación al respecto y que asegure la disponibilidad de servicios adecuados para las víctimas de violaciones.


Más de 700 mil Mujeres han Sido Violadas en Colombia, Revela Profamilia


En el primer estudio sobre violencia sexual que realizó Profamilia se encontró que 721 mil 246 mujeres, de 13 a 49 años de edad, han sido violadas.


El 47 por ciento de estas mujeres son niñas menores de 15 años. El asesor científico de Profamilia, Juan Carlos Vargas, sostiene que el 76 por ciento de los violadores eran personas cercanas a la víctima.


"Las personas que han violado a las mujeres eran amigos, parientes, ex marido, novio, padrastro, padres, jefe, hermano o pariente del marido", explicó.


La encuesta también consultó a las mujeres que en algún momento han estado unidas a un hombre, y el 12 por ciento dijo que ha sido violada por su pareja.


Según Profamilia, solo el 23 por ciento de las mujeres violadas denuncia ante las autoridades.


Sobre el tipo de agresión que reciben las mujeres colombianas, la mayoría dijo que ha recibido empujones, golpes con la mano, mordeduras, patadas, amenazas con armas y estrangulamiento.


En Bosnia


Miles de mujeres musulmanas fueron torturadas y violadas salvajemente durante la limpieza étnica orquestada por el líder serbio recientemente fallecido slobodan milosevic. Ya pasaron 10 años del final de la guerra, y mientras se calcula de 10000 los culpables que siguen impunes, los hijos de aquellas violaciones buscan la verdad mientras sus madres son segregadas.


Las violaron una y otra vez, noche y día, hasta cansarse. Mataron a sus maridos hijos y hermanos, delante de sus ojos. Eso fue durante la guerra declarada en Bosnia (1992-1995) por el recientemente fallecido líder serbio Slobodan Milosevic cuando la antigua república yugoslava optó por la independencia. Hoy, diez años después de que los líderes políticos firmaran la paz en los Acuerdos de Davton., estas mujeres son aún la viva imagen del conflicto. Mientras que los hombres caídos en la guerra son shaheed —héroes—, de ellas nadie quiere oír hablar; la palabra violación es demasiado fea como para estar presente.


Estas mujeres son las víctimas olvidadas, que han necesitado de una película, Grbavica, ganadora del último Festival de Berlín, para que su país y el mundo se acuerden de que existen. Más de 20.000 bosnias musulmanas fueron sistemáticamente violadas por las fuerzas serbias en la campaña de limpieza étnica orquestada por Milosevic. Algunas dicen que les cuesta demasiado vivir, y que si no se matan es por sus hijos, muchos de ellos fruto de las violaciones que rompieron sus vidas.